Alarmas de Sistemas De Seguridad SDS inmunes a inhibidores

Alarmas de Sistemas De Seguridad SDS inmunes a inhibidores

Cada vez son más las empresas de seguridad que garantizan la protección de sus alarmas frente a los inhibidores; ¿pero es eso cierto? En SDS le explicaremos porque nuestras alarmas sí son inmunes al 100% frente a inhibidores. Al contrario de las alarmas con tecnología de radio-frecuencia que anuncian otros competidores, nuestras alarmas son cableadas. Las únicas imposibles de inhibir. A continuación le explicamos por qué.

El bajo precio de este tipo de producto electrónico, así como, su libre distribución a través de la red, hace que el inhibidor de frecuencia sea para “los cacos” la madre de todas las herramientas de robo. El uso de esta tecnología para robos en viviendas, comercios o industrias se ha disparado. Dejando en evidencia la eficacia de algunas instalaciones de alarma aparentemente seguras.

Pero, ¿a qué tipo de alarmas afectan estos inhibidores?

Sólo hay un tipo de alarma que se ve afectada por este tipo de dispositivos; se trata de aquella que utiliza la tecnología de radio-frecuencia (vía-radio) para enviar y recibir señales entre la central y los diferentes dispositivos. La central y los elementos de seguridad de la instalación como detectores de presencia, detectores sísmicos, contactos magnéticos o el propio teclado de la alarma por ejemplo, se comunican mediante una frecuencia de radio. Esta frecuencia es atacada por el inhibidor de frecuencia dejando la alarma completamente inoperativa.

¿Cuál es la solución?

La solución es el otro tipo de sistema de alarma que existe y que utilizamos en SDS; el cableado. En Sistemas De Seguridad SDS instalamos alarmas cableadas, en las que los dispositivos se comunican entre sí a través del cable. De esta forma, el inhibidor de frecuencia no tendrá ninguna posibilidad de afectar a la instalación.

Para que nuestros clientes entiendan la importancia de escoger este tipo de instalaciones cableadas de SDS, frente a otras aparentemente más sencillas de instalar e igual de fiables que utilizan otras empresas del sector de la seguridad, les explicamos lo siguiente:

Nuestras alarmas cableadas de grado 3 (máxima seguridad) pueden ser instaladas oficialmente en espacios que requieran de un alto grado de seguridad como: bancos, joyerías, armerías, administraciones de lotería, gasolineras, farmacias, etc.), mientras que las de radio-frecuencia o inalámbricas que ofrecen otras marcas nacionales, no (no existen alarmas de grado 3 inalámbricas que sean homologadas).

Esto demuestra que una alarma inalámbrica puede ser más sencilla de instalar que una cableada, pero no más segura.